Monday, April 12, 2010

RESPUESTA AL ADMINISTRADOR DE LA REVISTA “ARREBATUS”

Perdona por haberme demorado en responderte, pero solo esta madrugada fue que pude dedicarme a escribir un poco.

A ver, empiezo aclarando algunas cosas -y trataré de seguir con mis respuestas, el orden de tu mensaje-.

Por supuesto que viví todos esos entretenidos episodios que me cuentas, ya que resido en plena Habana, Cuba (aún).
También recuerdo que me entró la paranoia y tuve que desactivar un estudio de grabación “ilegal”. Tengo que encerrar esa palabra folklórica entre comillas porque en aquellos tiempos, al menos cuando tuve la iniciativa de crearlo, no existía ley alguna del fisco relacionada con la materia; en serio... busqué hasta en la constitución y no había nada parecido allí... no se si eso habrá cambiado, ya ni me importa. Aunque realmente los motivos para la desarticulación del ¿negocio? llegaron por otros rumbos: el de mis clientes. Como trabajaba muchas veces con profesionales y personalidades de nuestra cultura que elegían como alternativa más viable a este humilde servidor para su producción musical, aconteció que un día se aparecieron diciendo que el Ministerio de Cultura había bajado una resolución que prohibía la venta de discos sin sello autorizado. De manera que más bien fueron mis clientes los que se asustaron y solo me quedé con aquellos menores: raperos, karaokeros, cantanteros (cuando aquello no existía el reggaeton... uff... bueno, pensándolo bien, creo que siempre ha existido)… Hasta que me harté.

Pero entrando en el tema, o más bien en uno de los temas, porque me parece que tu y yo vamos a tener algo de que hablar por un tiempo hasta que nos aburramos de decirnos lo mismo, el ensayo que te envié fue pensado para uno de esos coloquios que se hicieron sobre los Beatles en la Habana y ciertamente, sí se presentó, fue leído por su propio autor en una audiencia repleta de... detractores. Recuerdo a uno de ellos, el más emblemático, un personaje de estos tiempos llenos de piercings y punzantes amuletos, atacando a todos los tembas que humildemente compartían sus frustraciones brindando su visión sobre el fenómeno inglés. Y esta ponencia fue pensada para tipos como esos, de manera que ese apasionado final fue una metralla ideológica tele-dirigida al menos para hacer blanco en uno de esos grandes y pesados piercings. Aunque no me ruborizo si te digo que fue tan efectivamente local ese gran final que todavía me lo creo...

¿Cómo recibió la censura dicha metralla? Creo que por allí no se portó esta vez. Y si había alguno, se habrá quedado dormido, porque me imagino que no entendería muchos de los temas que se estaban tratando. Pero mejor hubiera soportado el peso de una obesa censura que la molesta oficialidad, que estuvo aplastándome la paciencia por casi dos meses entre intentos de visitas y llamadas telefónicas: Programadores y directores de la radio y la TV (uno realmente loco), que a toda costa quería concertar una cita para ampliar sus conocimientos “contra-culturales”. ¡Por Dios! Hoy le hubiera dicho: Pregúntale a Mr. Google...

En cuanto a lo que propones con mi escrito te digo esto: Haz con él lo que quieras. La adaptación que sugieres me parece sumamente acertada y coherente con el sitio. Hay detalles técnicos que sobran para ese propósito, ya que fue concebido y apoyado en una audición. Todos esos tecnicismos musicales se complementaron con sonidos extractados y aislados por computación de los tracks originales, para que el boqui-abierto auditorio (jeje) pudiera apreciar los efectos y mañas utilizadas por esos cuatro endiablados laboratoristas de Liverpool. Así que son fácilmente extraíbles porque sobran ahora.
El hecho de haberme leído todos tus artículos me da confianza y me hace creer que sabrás segmentarlo. No te lo envié para que lo publicaras, realmente quise mostrártelo porque me pareció que lo ibas a disfrutar. De hecho, ya fue publicado en un periódico de Miami… Y como presiento que tienes muchas más energías que yo, mételo tú en órbita y sin ambages, que estoy bien curado de esos rezagos burgueses que son el derecho de autor y la propiedad intelectual que tanto apasionan a nuestros aguerridos intelectuales de la oficialidad. Bueno, el día que los paguen como Dios manda, a lo mejor cambio de opinión; las tarifas son las mismas que cuando el machadato...
Pero tampoco me gustan los re-makes y lo escrito jamás lo vuelvo a tocar. Cuento para ello con que tengas ganas y TIEMPO. Yo no se a ti, pero a mi el tiempo se me va entre las manos; a veces me molesta tener que comer y dormir, me parece que la naturaleza nos dotó de la más perfecta de las maquinarias perceptivas, para poder observar, admirar y hasta tratar de revelar algunos de sus secretos en dos o tres segundos cósmicos: el tiempo de vida humano.

Ahora, has activado mis misiles (salvas), con algunas cosas que has escrito:


El Gran Pink Floyd. ¿Qué tiene que ver Pink Floyd con los Beatles? A ver...
 a ver... déjame pensar... buscar en la historia... ¿habrá tenido que ver algo 
el que Norman Smith haya sido co-productor e ingeniero de sonido de los 
cuatro “arrebataos” de Liverpool en todos sus álbumes hasta Rubber Soul? Pudiera 
ser, pero... Shine of the crazy diamonds... 


Las coincidencias de Floyd con los Beatles son muy directas. Me imagino que
 conozcas bien el papel que jugó Smith en la formación de los principios 
conceptuales en la música de Pink Floyd. Te cito una anécdota: Durante la sesión 
de grabación de Getting Better (Sgt. Peppers), Norman pidió permiso a los 
Beatles para llevar su banda a presenciar la grabación. El universo de trabajo 
beatle era muy cerrado y solo lo admitieron porque era un hombre que había 
trabajado muchos años con ellos. No sé si conoces la historia. Los Floyd 
salieron de allí y jamás volvieron a ser los mismos. 
Smith trabajó alternativamente en Piper At The Gates Of Dawn y Sergeant Peppers 
Lonely Hearts Club Band. Para hacer honor a la verdad, la primera producción 
le impidió continuar trabajando en la segunda. Más bien se aparecía por ahí
 en calidad de invitado con su nueva banda-esponja para absorber unos cuantos 
metros cúbicos de atmósfera psicodélica.
 Todo el lado A del LP no es más que un rústico y amateur esfuerzo para 
imitar aquel track de Tomorrow Never Knows. Solo “Lucifer Sam” rompe la 
monotonía. Ya el lado B nos depara otra cosa: “The Gnome” y “Bike.” (!)
 Pero siguen las “coincidencias”. No me vayas a decir que desconoces que
 Allan Parson fue el ingeniero-músico productor de The Dark Side of the Moon. 
¿Y que tuvo que ver Parson con los Beatles? Estoy seguro que lo sabes. 
De momento pienso que todo lo que me has escrito no es más que pura jodedera.
Pero quizás no, y por eso es que quisiera ir a los detalles en algunas cosas.

 Syd Barrett... Escogiste al menos apropiado... Al gran fan 
beatle de los Floyd. Su adhesión por lo psicodélico lo bebió directamente de 
la fuente beatle. Precisamente fue esta influencia la que hizo cambiar para
 siempre la dirección de la banda, que en un principio era la de un primitivo 
blues-rock. 
Aquel single de 1967 “Arnold Layne” fue el que le abrió los caminos a 
Barrett y sus músicos para entrar en el mundo beatle.
 El segundo single de la banda “See Emily Play” les propició la entrada
 definitiva a los estudios Abbey Road, para grabar lo que sería el primer 
álbum del grupo: “The Piper At The Gates Of Down”.
 Y por supuesto que los Floyd tienen su propia identidad, su cegadora luz 
propia, pero dejar de reconocer su influencia beatle sería omitir un 
detalle importante de la historia. En otro momento pudiéramos dedicarnos a 
hablar sobre esta milagrosa banda. Pero el tiempo se me va... Es una lástima
 que Syd haya sido sustituído por Gilmour (la prostitución de Pink Floyd a mi 
entender -hay que comer-) por las muy tristes razones que conoces, porque 
esto alejó al grupo para siempre de la psicodelia -y no estoy demeritando ni
 mucho menos el trabajo de Gilmour- pero otro gallo hubiera cantado...

Hay un disco que me gustaría recomendarte: “The Madcap Laugh” el primer 
disco de Syd en solitario. 

¿Emerson? Pudiera ser... tal vez no, but... Ooooh, what a lucky man he was... ¿me 
recuerda algo? Jajaja.
 Pictures & Exhibition es un maravillo trabajo... no exento de influencias.
 Dime quien se libra de ellas. Pero ve un año atrás, a 1970 al “Emerson, Lake 
And Palmer”, su primer álbum. Y sigue hasta el tercer track, Knife Edge, y escúchalo 
un par de veces. Hay un inequívoco mestizaje entre Beatles y Jethro
 Tull, muy interesante. La influencia de los Beatles (I Want You – White Album) la
 apreciarás también aquí en la voz de Lake. Las raíces e influencias a veces 
son muy variadas y confusas, pero en la música de ELP puedes 
encontrar claras remisiones: The Beatles, The Moody Blues, Yes, los primeros 
Deep Purples, Mussorgsky, Aaron Copland, en fin... 

La cultura céltica. Cuando tengas una oportunidad escucha Standing Stone de 
Paul; escucharás toda una recreación musical del poema épico celta y... te puedo asegurar
 que no es un snobismo transcultural, la madre de Paul era irlandesa…
By the way… te recomiendo a Paddy Moloney y The Chieftains. Hay que tratar de 
beber de las fuentes directamente. Si tienes una oportunidad oye 
el album Tears of Stone. La música celta llegó a ser una moda hace solo unos años, como la disco lo fue antes. Hace 30 años, sólo Paddy Moloney hacía música celta. 
También pudieras escuchar Be What You See del Tug of War de Paul, por 
ponerte un rápido ejemplo.
 Pero no solo lo céltico forma parte de la cultura beatle, hay muchos influjos más lejanos e interesantes. Comenzaré con uno prácticamente desconocido: “Girl”. Oyela una vez más. ¿Qué hay aquí? ¿Qué tiene de raro? ¡Un vals alemán! ¿Quieres oír la clave cubana? “You Can’t Do That.” (claro que sí puedes, jaja) ¿La primera disco? Ob-la-di Ob-la-da. ¿El primer heavy metal? Helter Skelter. ¿Te gusta el blues ortodoxo? Entonces tienes que haber temblado con aquel Yer Blues, no tan ortodoxo. ¿Ritmos caribeños? Demasiados ejemplos.
¿Música hindú? Tú sabes. ¿Ritmos escoceses, franceses, africanos,
 sudamericanos, chinos, japoneses...? oye, en serio, no dejaron nada... Lo 
fundieron todo, lo experimentaron todo, muchas cosas no las desarrollaron,
 pero ahí quedó la semilla.

 Sobre Jethro Tull, solo concentré mi atención en Aqualung, a mi 
entender, uno de los discos fundamentales. Por cierto, si de Jethro Tull e 
influencia se trata ¿has oído “Son” del álbum Benefit? Ahí tienes a los Beatles de nuevo, en el back-ground.

 De Zeppelin y Purple ni hablar; bueno... eso sí lo reconoces. A veces la
 influencia se reducía a un cut and paste analógico. Si oyes aquella bomba 
atómica del 72 que fue Highway Star y después retrocedes al White Album y oyes Birthday, te darás cuenta de lo que te digo. Los bloques de bajo y guitarra son gemelos. Lo que uno es macho y otro es hembra. Pero la hembra era una clase de puta que pa qué...


Yo te estoy diciendo estas cosas basado en los Beatles del 66 al 69. Aunque 
en la época de “templarse a una rubita gritona” si buscas, encontrarás cosas 
verdaderamente sorprendentes. Te está hablando un tipo que posee en su
 colección los cientos y cientos de tracks desechados en los estudios. Te
 sorprenderías de ver lo que los locos esos botaban. Por suerte quedaron en la
 papelera y décadas más tarde la gente pudo saber que esos deshechos que ni 
siquiera fueron recuperados por sus autores, eran la “mala semilla” que 
germinó más tarde y se hizo baobab. No se si sirve la metáfora.

 Pero no hay que recurrir a esas fuentes para darse cuenta de lo que te estoy
 diciendo. Basta con oír las grabaciones oficiales. Los Beatles fueron los 
líderes indiscutibles del movimiento cultural de los 60’s y esto puede parecer un slogan reiteradamente digerido por décadas. Pero aquello que escribí en el ensayo afirmando que cada canción suya podía ser un modelo para lo que devendría, no es exagerado, es más fácil de comprobar de lo que imaginas. Solo oyéndolas…

Debo decirte que los Beatles no preconcibieron casi nada de lo que hacían.
 Todos sus grandes aportes y descubrimientos surgieron muchas veces por casualidad. Por
 citarte un ejemplo, el interés de ellos por la música hindú surgió durante 
el rodaje de la película Help. En una escena donde aparecían muchos 
instrumentos musicales raros, George, para matarse el aburrimiento entre 
las paradas del rodaje, decidió distraerse tocando uno de aquellos 
instrumentos. Resultó ser una cítara... Sabrás lo que vino después.

Tú planteas que aún sin los Beatles, “había una semilla germinando por ahí
 que inevitablemente iba a crecer”. No lo dudo, pero te puedo asegurar que el
 sonido que oímos desde que tenemos uso de razón, iba a ser otro, porque ese
 mundo sonoro al que estamos acostumbrados como si siempre hubiera existido, se lo
 debemos a ellos. Por citar un consabido ejemplo, el 
origen del fuzz, el distortion, overdrive, y todos esos sobremodulados 
sonidos de guitarra que muy pronto se conceptualizaron, nacieron de la necesidad de encubrir la imprecisión de un baterista, Pete Best. Se veían obligados a subir el volumen de los amplificadores al máximo para disimular la falla. Es un ejemplo entre miles.
 Te estoy hablando de los finales de los 50’s, algunos años antes de Hendrix. 
Definitivamente, no puedo estar de acuerdo contigo en algunas cosas. Imagínate al 
mundo beatle como al imperio Microsoft. Cierto, debajo pululan interesantes 
alternativas, Linux, por citar una, pero, ¿realmente es mejor OS? ¿No será que 
al Rey es al que más atacan los enemigos? Al conde ni lo miran. Claro, siempre hay un Macintosh... 

Así, es muy fácil decir: alguien tiene que ser el primero, pero 
eso es un tanto superficial. El primero es el que se impone, casi siempre. También es fácil razonar que en un mundo inexplorado, todo está por descubrir. Falso. El mundo siempre es explorable y además, incognoscible.
 Porque a lo mejor a principios de los 90’s muchos pensaron que ya todo estaba 
dicho en el universo del rock. ¿Y qué novedad podría aportar un viejo 
beatle? ¡Pues un Unplugged! Un hecho cultural de gran escala. Porque cuando la era 
beatle, bueno, eran normales cosas como “All You Need Is Love”, la canción 
que se trasmitió en el World’s First Global TV Program, uniendo siete
 continentes vía satélite. Ahora Paul se aparecía nuevamente inédito,
 desconectado, para abrir el camino hacia un nuevo concepto en la música del 
siglo. Para ser preciso y no manipular la historia, el primer Unplugged nace
 en MTV US en 1989 con la banda de rock británica Squeeze, pero el primer 
Unplugged que se edita y comercializa en disco es el de Paul (1991), dado el inesperado y sorpresivo éxito del programa. Hoy en día este formato es una renta millonaria y su producción ya cuenta con más de 100 MTV Unpluggeds editados alrededor de todo el mundo por diferentes artistas.
 Pero si seguimos profundizando, verás que siempre caemos por gravedad en el inevitable y profundo abismo beatle. 
Robert Small y Jim Burns, dos productores de MTV, un tanto escépticos ante los
 resultados que pudiera deparar el proyecto, fueron los promotores de estos 
conciertos naturales y desenchufados. Estaban muy lejos de imaginar que pocos años
 después, esto se convertiría en lo que es hoy. Pero lo cierto es que para encontrar los
 orígenes de los acústicos que todos hoy conocemos, habría que hurgar en los 
años sesenta, en aquellas sesiones de los Beatles para la BBC... Así que no 
parece haber sido una casualidad que al beatle Paul le hubiera correspondido
 la sempiterna rutinaria tarea de ser el iniciador de algo una vez más. ¡Menudo currículum para quien está siendo olvidado por la juventud, según tu análisis! 
Más abajo abundaré un poco más sobre el tema.


En relación a lo que dices sobre los gallegos de los sesenta, pienso que no
 puede ser más que una broma. ¿Realmente piensas que la influencia beatle es 
fundamentalmente eso? Así piensan unos cuantos... pinareños. Jajaja, en serio, conocí a unos cuantos del Cabo. Buenas gentes como carajo, pero demasiados ocupados 
tratando de sintonizar las ondas de radio que cruzan el éter, abundantes de 
canciones y corridos mexicanos. En noches despejadas hasta aseguraban ver las 
luces aztecas... 

Siempre lo he dicho: aquello que pasó en la madre patria no fue más que una traducción macarrónica del fenómeno. Creo que los gallegos solo escuchaban los yeah-yeah, pero cuando llegó la era de descifrar los noh-noh, me parece que se les trabó algo en la oreja y
 definitivamente no oyeron más. La influencia beatle es más que eso: son precisamente las 25 bandas inglesas más memorables que emergieron justo después de su desintegración oficial como grupo. ¿Hace falta mencionarlas? No hubo coincidencia y circunstancia alguna para que se atrasaran en el tiempo como dices. La causa de este atraso fue la intensa actividad beatle, que no dejaba que nada se moldeara con definición. No lo digo yo. Ahí está la historia.

Creo que eres un poco más joven que yo y eso nos hace ver el mundo de una 
manera diferente ¡magnífico!
 Pero trata de que tu edad no te aleje demasiado de las fuentes.
 Y bueno… no estés tan seguro de que “los beatles solo le pinchan a los 
viejos...” 
Si esa fue la impresión que te dejó mi escrito, habrá sido por la sencilla razón de haberse 
concebido este para resolver una querella local.
 Si nos vamos a guiar por los hechos mundiales, que en definitiva son los que 
importan (¿la mayoría no?) entonces hagamos un esfuercito y tomemos nuevamente de 
ejemplo a Paul, el beatle activo, y verás como las estadísticas arrojarán algunos nada
 modestos resultados:

Paul es el músico que más aparece en los Guinnes, con la canción con más 
versiones en la historia: Yesterday (más de 3000).
 También por ser el compositor y cantante de música popular más exitoso, con ventas 
de 100 millones de singles y 60 discos de oro.
Por haber reunido la audiencia más grande del mundo, cuando 184,000 personas (la mayoría jóvenes y adolescentes), pagaron para verlo cantar en el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro en Abril de 1990.
Por ser el vendedor de entradas más rápido de la historia, lo que
 ocurrió en 1993 cuando las 20,000 entradas para sus dos conciertos en
 Sydney, Australia se vendieron en ¡ocho minutos!
 Paul es el primer receptor de los Swedish Polar Music Awards (el “Premio 
Nobel de la música”)...
 Volvamos a Yesterday, confirmada como la canción más popular del mundo con 
más de seis millones de reproducciones por radio en los Estados Unidos. 
En 1988 Paul se convierte en el primer artista occidental en grabar un álbum 
exclusivo en la Unión Soviética, “CHOBA B CCCP” (Back In The USSR).
 En 1995 el año acaba con un renacimiento de la Beatlemanía cuando las
 Anthology TV series son emitidas en 102 territorios y el primero de 
los tres álbumes lleno de grabaciones inéditas de Los Beatles -junto a 
la nueva canción Free As A Bird- gana 24 discos de platino.
 En 1996 La Beatlemanía continúa con la segunda y tercera parte de
 Anthology y su segundo single Real Love vende grandes cantidades, 
haciendo que sea la primera vez en 30 años que una banda consigue 3 
álbumes número 1 en USA dentro del mismo año. 
El 11 de marzo de 1997, McCartney es nombrado Caballero por la Reina 
Isabel II en Reino Unido, por sus servicios con la música. (Sir Lancelot tuvo que matar muchos bárbaros para conseguir esto).
 En el lanzamiento de Flaming Pie, Paul accede a una entrevista global
 con fans de todo el mundo en Internet via VH1. La sesión de 90 minutos
 marca un nuevo record mundial Guiness con 3 millones de preguntas 
hechas a Paul, quien pudo responder 200.
 Entre tanto, en los tres días del lanzamiento de Flaming Pie, acumula 
81 discos de oro, una marca que rompe su propio record mundial.
 Standing Stone alcanza el No. 1 en las listas de música clásica de UK 
y USA.
 Standing Stone hace su debut norteamericano en el Carnegie Hall en
 Nueva York. El concierto es emitido en directo en la Radio Pública Nacional para
 más de 300 estaciones, otro nuevo record mundial para los grandes
 conciertos clásicos de siempre.
 En 2002, fue el cantante que más dinero ganó por giras, ventas de 
discos y derechos de autor.
Y un largo ad infinitum…

 Así que en lo referente al olvido -si lo dices basándote en la realidad de nuestro abandonado patio-, puedo augurar desde ya que es un olvido provincianamente temporal y puramente generacional, quizás una suerte de parafrase de aquel memorable olvido a que fueron echados los grandes barrocos, clásicos y románticos por las generaciones inmediatas que le sucedieron por… pura perreta. Definitivamente, dentro de 200 o 300 años, cuando se vaya a hablar de nuestro recién convulso acabado siglo XX, van a resaltar algunas definiciones: computación, beatles, ¿jethro tull...?

 ¿No me crees? Espérame en la próxima reencarnación. 



Una última cosa, consejo de amigo. La perspectiva beatle es sumamente 
enriquecedora. No imaginas cuánto. Te abre un diapasón redundante en vibraciones
 que de otra manera serían imposibles percibir. El consejo en sí:
Nada en el río, sin sumergirte por mucho tiempo en los afluentes, 
no importa que pases algunas horas abollado en algún estanque artificial. Es la única manera de aprender a nadar en el mar.

Saludos cordiales,

Carlos Cobas.

Revista "Arrebatus", Diciembre de 2004.

No comments:

Post a Comment